La pandemia ha acelerado los procesos de digitalización de las empresas, que se encuentran trabajando para contar con perfiles de trabajadores más híbridos y flexibles. Las empresas buscan ahora personas colaborativas, proactivas y que sean ágiles a la hora de adaptarse a los cambios laborales.

Así se desprende de un estudio de Infojobs, que destaca que 1 de cada 2 empresas señala que la adaptación al cambio es una de las soft skills que más valora entre sus profesionales. Precisamente la adaptación al cambio es una de las cualidades que más problemas da al 51% de las empresas a la hora de contratar perfiles. El 86% de las organizaciones afirma que las hard skills son más importantes que las denominadas habilidades soft.

La capacidad de trabajar en equipo (71%), la proactividad (58%) y la capacidad de resolver conflictos (53%) ocupan las tres primeras posiciones en el ranking de soft skills más valoradas por las organizaciones. A estas les seguirían, la orientación a resultados y la mencionada adaptación al cambio, ambas con un 51% de las menciones.

La sexta más valorada es la tolerancia a la presión (38%), seguida por la capacidad de tomar decisiones (34%), la capacidad de comunicar eficazmente (31%), la empatía (28%) y, finalmente, la escucha activa con un 20%.  Los últimos puestos del ranking están ocupados por otras soft skills como la creatividad (19%), la negociación y la asertividad (13%), la curiosidad (10%), la persuasión (6) % y el compromiso (1%).

Para las grandes empresas, la habilidad más valorada es el trabajo en equipo (75%), seguida por la orientación a los resultados (63%). En tercer lugar, está la proactividad, el 61% de las grandes empresas valoran esta habilidad. En cuarto lugar, aparece ya la adaptación al cambio, con un 58% de las menciones. La quinta habilidad más valorada por las grandes empresas es la capacidad para resolver conflictos y problemas (48%).

En el caso de las pequeñas y medianas empresas, los datos son un tanto diferentes. La capacidad de trabajar en equipo (69%) y para resolver conflictos y problemas (57%) son las dos habilidades más valoradas por este tipo de organizaciones, seguidas de la proactividad (55%), la adaptación a los cambios (46%) y, en quinto lugar, la orientación a los resultados (43%).

Según los datos del informe, el 56% de las grandes empresas afirma que tiene dificultades para contratar profesionales que se muestren capaces de tolerar la presión en el puesto de trabajo. Le sigue la adaptación al cambio con el 51% de las menciones. En tercer lugar, estaría la proactividad (49%). A estas soft skills les siguen la capacidad para resolver problemas y conflictos (44%) y la de tomar decisiones (42%).

En el caso de las PYMES, la situación es diferente. Así, el 54% de las mismas señalan la capacidad para resolver conflictos y tomar decisiones como las dos cualidades que más les cuesta encontrar entre sus profesionales. La tercera sería la proactividad, con el 51% de las menciones. A continuación, vendrían la tolerancia a la presión y la adaptación al cambio, ambas con un 44% de las menciones.

La visión global y la amplitud de miras (41%) es la soft skill más valorada por las empresas a la hora de seleccionar un directivo, seguida por ser honesto y confiable (39%), y ser una persona organizada y centrada en objetivos (37%). La cuarta y quinta posición la ocuparían el compromiso y la experiencia, con un 36% y 35% de las menciones, respectivamente.

FUENTE: www.ituser.es


0 commentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *