La Comisión Europea acaba de poner en marcha la Nueva Agenda del Consumidor, con la que quiere que los consumidores se conviertan en motores que aceleren dos transiciones clave para la recuperación: la ecológica y la digital.

Esta nueva agenda se basa en la de 2012, pero adaptada a las prioridades actuales. Diseñada para los próximos cinco años, la Comisión Europea quiere con ella capacitar a los consumidores europeos para que desempeñen un papel activo en las transiciones ecológica y digital.

El nuevo marco presenta una visión de la política de los consumidores de la UE de 2020 a 2025 en torno a acciones que son necesarias, no solo para acelerar estos dos cambios, sino también en los ámbito de protección de los derechos de los consumidores, cobertura de necesidades específicas de determinados grupos de consumidores, como niños o personas vulnerables desde el punto de vista financiero, y la cooperación internacional.

En este sentido, también aborda la manera de aumentar la protección y la resiliencia de los consumidores durante y después de la pandemia de la irrupción del coronavirus, que ha planteado desafíos importantes a la vida cotidiana de los consumidores. En concreto, define las prioridades y los puntos de actuación fundamentales que deben adoptarse en los próximos cinco años, junto con los Estados miembros, a nivel europeo y nacional.

Para ello, a corto plazo se tratará de impulsar una nueva propuesta legislativa destinada a proporcionar mejor información sobre la sostenibilidad a los consumidores, adaptar la legislación vigente a la transformación digital y preparar un plan de acción con China sobre la seguridad de los productos.

Según Věra Jourová, vicepresidenta de Valores y Transparencia, en esta capacitación del consumidor para las transiciones ecológica y digital, habrá varias prioridades. “Debemos garantizar que nuestras normas para proteger los derechos de los consumidores sigan estando en consonancia con la realidad digital de hoy en día, especialmente mediante su aplicación enérgica y una mayor responsabilidad de las plataformas online”, subrayó.

Por su parte, Didier Reynders, comisario de Justicia y Consumidores, explicó que “los consumidores europeos están en el centro de un cambio global. Sus acciones pueden marcar una diferencia significativa. Los consumidores deben estar capacitados para tomar decisiones sostenibles y tener la seguridad de que sus derechos estarán protegidos en cualquier circunstancia. La Nueva Agenda introduce medidas que fomentarán una sociedad digital y ecológica justa, teniendo en cuenta que el comportamiento de los consumidores trasciende las fronteras de los Estados miembros”

FUENTE: www.ituser.es


0 commentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *