Cuatro de cada diez españoles valoran más la experiencia de compra que los precios. El 57% de los consumidores serían más proclives a comprar a aquellos retailers que utilizan tecnología para mejorar la experiencia de compra, a través de la adopción de nuevos métodos de pago, el uso de espejos digitales o la disponibilidad de kioscos digitales.

Muchos consumidores españoles están cambiando sus costumbres este año debido a las circunstancias impuestas por la COVID-19. Sin embargo, el 59% aún prefiere seguir comprando en tienda física, frente al 9% que prioriza el comercio online, según se desprende del Informe Adyen del Retail 2020.  No obstante, gracias a las experiencias de compra online positivas durante la pandemia, un 47% de los encuestados reconoce que es menos probable que compre en tienda física que antes de la pandemia.

Respecto a los métodos de pago favoritos, el 66% se decanta por las tarjetas, frente al 12% que continúa prefiriendo el pago en metálico. De hecho, un 49% de los encuestados admite que antes de la pandemia prefería pagar en efectivo, pero ahora ha cambiado a opciones de pago digital, contactless o con tarjeta. Además, un 22% admite que ya ni siquiera utiliza tarjetas físicas porque prefiere pagar con sus dispositivos digitales o wallets, como Apple Pay o Google Pay. De hecho, el 29% de los encuestados admite haber abandonado un comercio porque no admitía su método de pago favorito.

Cuatro de cada diez encuestados valoran más la experiencia de compra que los precios, y de hecho el 69% de los españoles afirma que no volvería a comprar a una marca con la que haya tenido una mala experiencia de compra en el pasado, ya sea online o en tienda física. Por franjas de edad, son los jóvenes los más proclives a abandonar una marca tras una mala experiencia de compra (73%).

Los retailers que utilizan tecnología para mejorar la experiencia de compra obtienen mejores intenciones de compra, con un 54% de los consumidores españoles más proclives a comprar en ellos. Entre estas experiencias de compra se encuentran nuevos métodos de pago, el uso de espejos digitales o la disponibilidad de kioscos digitales para comprobar stock o realizar los pagos sin pasar por caja. Según los datos del Informe, el 57% de los españoles encuestados considera que sería más fiel a un comercio que le permita comprar online y devolver en tienda física, y el 55% a las tiendas que le permiten comprar en tienda física productos sin stock que le envían directamente a casa.

Respecto a los canales de venta, tan solo el 18% de los encuestados reconoce haber comprado habitualmente en redes sociales, y la mayoría de los que lo han hecho se encuentran en la franja de edad de 18 a 34 años (32%).

“En un contexto en el que los confinamientos y restricciones siguen estando omnipresentes y la recesión acecha, los consumidores se replantean qué es lo esencial, y se vuelven más sensibles y selectivos”, explica Juan José Llorente, Country Manager de Adyen para España y Portugal. “A partir de ahora, los comercios tienen que luchar por conseguir la fidelidad de sus clientes dándoles facilidades y opciones extra, como la posibilidad de comprar online y devolver en tienda física, o de recibir en casa un producto cuyo stock en tienda se ha agotado”.

FUENTE: www.itreseller.es


0 commentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *